INGENIERÍA TISULAR

¿Qué es la Ingeniería Tisular?

La ingeniería tisular es uno de los pilares de la medicina regenerativa. Es un área multidisciplinaria que aplica los principios de la ingeniería y de las ciencias de la salud para el desarrollo de estructuras biológicas, con el fin de restaurar, mantener o mejorar la función del tejido u órgano afectado. Para lograr este fin, la ingeniería tisular debe combinar 3 componentes fundamentales:

1.- Componente celular. Células vivas de origen autólogo (del mismo paciente) o alogénico (desde un donante diferente) que permitan los eventos de regeneración.

2.- Estructura (también llamada scaffold), de origen natural o sintético que actúen como soporte donde el componente celular pueda alojarse y desde esa zona comenzar a liberar los diferentes factores tróficos.

3.- Activador, que pueden ser moléculas activas biológicamente, generalmente factores de crecimiento o bien, factores externos como ondas de choque, que estimulen al componente celular a reparar los tejidos y que les ayuden a “decidir” desplazarse hacia la zona afectada o a dedicarse a un “trabajo” especializado.

Cada uno de estos componentes debe combinarse de manera particular a la patología y las características específicas del paciente. Todo tratamiento que involucre ingeniería tisular debe ser recomendado por un médico especialista para garantizar el éxito terapéutico.

En esta área, han tomado gran importancia los tratamientos con células madre, derivándose así una subrama de la ingeniería tisular: la terapia celular.

¿Qué es la terapia celular?

La terapia celular describe el proceso de introducir nuevas células vivas en el organismo para tratar una determinada enfermedad. Estas células poseen características específicas beneficiosas que permiten entre otras cosas, la estimulación intrínseca de nuestro cuerpo mediante diferentes mecanismos biológicos.

 La terapia celular viene a cambiar los paradigmas actuales, pues permite la recuperación de condiciones patológicas que no han obtenido resultados mediante tratamientos convencionales.

Dentro de esta área podemos encontrar tratamientos como:

–       Plasma rico en plaquetas (PRP)

–       Concentrados mononucleares

–       Células madre

¿Cuáles son los beneficios de la terapia celular?

Si bien cada uno de estos tratamientos posee indicaciones médicas específicas, existen ciertos beneficios clínicos en común:

  1. Disminución de la inflamación
  2. Reducción o eliminación del dolor
  3. Promoción en la regeneración de tejido
  4. Reducción o detención del avance propio de la patología

En regeneración de tejidos, por lejos, las células especializadas para esta función son las células madre.

 

¿Qué son las células madre?

Son células que se encuentran en nuestro cuerpo a lo largo de toda nuestra vida, y que las utilizamos a diario para reemplazar células y tejidos dañados que se han desgastado naturalmente (como la piel o el cabello) o debido a alguna patología.  Nos ayudan en la mantención y reparación de nuestro propio organismo.

Tienen la capacidad de poder autorrenovarse, y la capacidad de convertirse en distintos tipos de células de nuestro organismo.

Existen dos grandes tipos de células madre: las Hematopoyéticas, que dan origen a las células sanguíneas; y las Mesenquimáticas, que dan origen a distintos tipos de tejidos como cartílagos, huesos o músculos.

 

¿En qué área de la medicina es efectivo el tratamiento con células madre?

La terapia celular es la medicina de hoy y del futuro, que abarca diferentes especialidades médicas.

Ha permitido obtener excelentes resultados en el área de traumatología para lesiones de hueso como osteonecrosis, fracturas, lesiones de cartílago como artrosis, condromalacia o discopatías; en cardiología para infarto agudo al miocardio o insuficiencia cardiaca; en gastroenterología para enfermedad de Crohn y tratamiento de fístulas complejas; en inmunología para tratamiento de enfermedad de injerto contra huésped; en medicina estética para envejecimiento facial y acné atrófico y en neurología para alzheimer y esclerosis lateral amiotrófica.